Cáceres y Las Batuecas 5: Yuste y Los Empalaos de Valverde de la Vera


29 de marzo de 2013

Nos lo tomamos con calma, así que nos damos un paseo en el trenecito y volvemos para comer temprano y prepararnos para la excursión vespertina. 

Salimos en autobús hacia El Monasterio de Yuste, pero está cerrado y nos tenemos que conformarnos con verlo por fuera, pero allí mismo se encuentra el Cementerio Alemán. Este cementerio se crea al traer a este lugar los restos de todos los alemanes muertos en suelo español en las dos guerras mundiales. En muchos casos son pilotos de aviones que cayeron en el territorio de nuestro país y en otros cuerpos de naufragios de barcos o submarinos que el mar arrojó a nuestras costas.
Después nos vamos a Valverde de la Vera para asistir a lo que yo pensaba que era una procesión, Los Empalaos. Pero pronto saldré de mi error, el “empalao” sale de su casa después de las 12 de la noche del Jueves Santo y realiza un vía crucis por las catorce cruces de la localidad sin un orden establecido en las que se arrodillan y rezan. 
A la entrada del pueblo hay instalada una caseta de información donde además de folletos y poster recibimos la información anteriormente expuesta. Desde allí, cruzamos el abarrotado pueblo y vamos al Museo del Empalao, donde después de una interminable cola, nos explican la arquitectura típica de las casas de La Vera y por supuesto todo lo relativo a esta fiesta. Nos cuentan cómo se visten y se esfuerzan en dejar claro el carácter nada sangriento ni perjudicial que es este rito, aprendemos que los acompaña un cirineo y que las mujeres se cargan una cruz de madera y hacen el mismo recorrido pero se le llama Nazarenos. Los nazarenos pueden ir juntos o acompañando a un “empalao” pero nunca podrán caminar juntos dos “empalaos”.
Nos colocamos en una de las cruces donde no hay demasiada gente, las calles se quedan en penumbra, la lluvia es incesante y de repente se oye el tintineo de las vilortas que cuelgan de los brazos del “empalao”, llega, se arrodilla, reza y continúa su vía crucis.

Volvemos bien entrada la madrugada y empapados, pero ha merecido la pena, esta tradición nos ha impresionado.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...